HACIA LAS JORNADAS DE LA ELP

Primera Noche de trabajo

 
El 27 de septiembre, realizamos la primera noche de trabajo sobre el tema de las próximas jornadas de la ELP titulada “Yo soy…todos somos…El psicoanálisis ante las nuevas identidades”. Hicieron su presentación  Rosa Durá, Socia de la sede de la CV de la ELP y Paco Roca, Miembro de la ELP . 
 
Rosa desarrolló el concepto de identificación, antes y después del desfallecimiento del Nombre del Padre de la mano del Don Quijote de Cervantes y de Imposturas de John Banville. Situó la función de desconocimiento del yo que desarrolla Lacan para adentrarse en el núcleo del síntoma que resiste a toda cadena significante. Finalmente planteó la cuestión acerca de la identificación al sinthome , la identidad sinthomal (citando un texto de Mónica Torres) y preguntarse: ¿Se puede amar el sinthome?
 
La conversación giró en torno a este punto. A diferenciar el amor neurótico (repetición) del nuevo amor que pasa por un consentir a lo real, sin defenderse de él, velarlo o pretender colmarlo. Amar el sinthome, es un consentimiento al amor como vacío, un amor más allá de las identificaciones del amor neurótico comandado por el Ideal. Amar el sinthome sería entonces un amor que deja al descubierto objeto y pulsión. El texto de Rosa, nos llevó a evocar un pasaje del Seminario 11 de Lacan p.284, donde ubica el momento en que el sujeto se confronta al S1 al que estaba sujetado y que dice así sólo allí puede surgir la significación de un amor sin límite, por estar por fuera de los límites de la ley, único lugar donde se puede vivir” .
 
Posteriormente, nos adentramos en el texto de Paco Roca que nos llevó de la mano de Alain Finkielkrant, S. Freud, E. Laurent, J. Lacan, Kant, Hegel y Horkheimer y Adorno. Planteando una hipótesis inicial “la sociedad (…) se ha vuelto adolescente”, hizo un minucioso recorrido del sujeto adolescente, devenido adulto, identificado a la Ley impuesta por el Padre, pasando por el sujeto inconsciente que deviene ciudadano atravesado por el discurso social dominante. De allí, el poder de la ciencia, el ser de consumo, el intento de dominación de la Naturaleza, lo social devenido en algoritmo, el liberalismo fabricante del objeto que conviene al ser hasta ubicarnos al ‘nuevo esclavo’ de hoy.
 
A partir de su texto, la conversación giró en torno a que los objetos del discurso neoliberal, portan su brillo falico pero no alcanzan a proveer de identidad, de allí que cualquier objeto sea intercambiable. Ejemplifica esto recordándonos un curioso e interesante anuncio de TV. 
 
También se ubicó que ya no hay grandes relatos, lo que supone una pérdida de referentes sobre los que construir una identidad. Más bien, lo que surge son breves Story Telling que advienen en lugar del relato.
 
Por último ubicamos que el tiempo del análisis es el tiempo del quién soy al momento del Qué soy. Es lo que el sujeto borra en su relación de ser/tener el falo. Se obtura el resto como caído. Este punto nos condujo al Seminario 17 p.192, donde Lacan dice que no se trata del brillo falico sino del resto, objeto a “cada uno es más la placenta que perdió que el falo que se le promete”
 
“Mi meta –nos dijo Paco– es mostrar que la cuestión de las identidades hay que ponerlas en el contexto de un discurso y por tanto, debemos ser prudentes y saber cuáles son los discursos dominantes en los que los pacientes se ubican”
 
Reseña realizada por Patricia Tassara

Rosa Durá Travesías.

 

Hollywood y Las Reglas del Juego.

 

11-12 Noviembre 2017
XVI Jornadas de la ELP

 

"Yo soy..", "Todos somos..."

El psicoanálisis ante las nuevas identidades



 

Vivimos en la actualidad una efervescencia de los fenómenos “identitarios” que se producen a muchos niveles, distintos, aunque articulados.
 

En el plano político, esto se pone de manifiesto con el auge de identidades nacionales y religiosas, tanto en Europa como en EE. UU, que no pueden reducirse a un retorno de lo mismo pues encontramos en estos movimientos características nuevas.

 

Por otro lado, las “etiquetas” forman parte de lo cotidiano. Tanto desde los medios de comunicación y las redes sociales, como desde las burocracias políticas, surgen nombres, categorías, diagnósticos frente a los cuales los individuos contemporáneos se ven empujados a elegir. Se les proponen engañosamente estos significantes como una forma de nombrar su particularidad, en un movimiento que borra toda singularidad. El psicoanálisis, sin embargo, apuesta por la singularidad, por la manera en que cada cual es susceptible de encontrar su lugar en el mundo.

 

Identidades de género, identidades nacionales, identidades colectivas frágiles que duran el instante de un fenómeno de masa evanescente; diagnósticos que se multiplican y pretenden conferir identidades ligadas a condiciones o enfermedades del cuerpo, todo ello muestra una multiplicación de la noción de identidad. Como si se tratara de un intento de respuesta al imperativo “¡Identifícate!”, observamos en la clínica una búsqueda afanosa de nominaciones muy diversas que, adquieren a menudo la forma de una reivindicación o de un reclamo de reconocimiento: “Yo soy…”, ”Todos somos…”.

 

Ahora bien, el psicoanálisis revela que la identidad, lejos de ser una, está conformada siempre por una variedad de identificaciones. Freud sitúa la identificación como “la más temprana exteriorización de una ligazón afectiva con otra persona”
[1]. En efecto, las primeras identificaciones, en las que el Otro cumple una función primordial, son constitutivas del sujeto e inconscientes. La clínica con niños nos enseña su importancia.
 

El concepto mismo de identificación se basa en el cuestionamiento de la identidad y muestra que aquello en lo que el sujeto se reconoce -su yo- está afectado por un desconocimiento radical de lo que lo constituye.

 

La identidad “tiene que ver con el Otro, con las imágenes reinas y los 
significantes amo”[2], que organizan nuestro goce  y que tienen efectos en cómo nos conducimos en la vida. Sin embargo, la experiencia analítica deshace una a una las identificaciones que la conforman,  permitiendo captar la alteridad que les subyace - la singularidad del modo de gozar del ser hablante - a la vez que confronta al sujeto con el vacío de representación primordial.
 

A partir de la lectura de Lacan, podemos afirmar que no hay identidad que se sostenga. Creerse uno no es más que ilusión, pasión, locura. La identidad puede cambiar o estar en crisis porque es un vacío, ante el cual, las identificaciones nos sostienen.

 

La inexistencia del Otro que rige la época actual no puede dejar de incidir en las identificaciones. El discurso del amo contemporáneo ya no ofrece ideales unificantes y, por tanto, tampoco produce identificaciones sólidas y universales. A este debilitamiento, responde un cambio en el régimen de las identidades que no obedecen a una imposición en nombre de significantes amo poderosos. Ahora, autoafirmadas, parecen responder a una verdadera pasión del ser hablante contemporáneo por nombrarse.

 

En efecto, las identidades se presentan hoy cargadas de una fuerza y de un grado de certidumbre inicial que contrasta con la rapidez con la que a veces se diluyen para dar lugar a una búsqueda nueva, no menos urgente. Sin embargo, el vacío y la angustia permanecen.

 

En la actualidad, el ejercicio del poder pasa cada vez más por el control de los cuerpos. Esta modalidad, que Foucault llamó biopolítica, constituye uno de los elementos determinantes del discurso del amo contemporáneo. “El sujeto se encuentra atrapado en la extensión creciente de la gestión de conjuntos de vivientes constituidos en poblaciones, cuyos modos de goce es preciso guiar, ya sea mediante el mercado, ya sea mediante la regulación burocrática y sus normas invasivas”.
[3]
 

Si el psicoanálisis puede seguir definiéndose como el reverso del discurso del amo, urge desentrañar los resortes de este último para pensar nuestra clínica y nuestra política en el horizonte en el que necesariamente se inscriben.

 

Jacques Lacan pudo anticipar la multiplicación de los fenómenos identitarios y el aumento de los procesos de segregación, y su ultimísima enseñanza nos proporciona herramientas renovadas y poderosas para leerlos. Las próximas Jornadas de la Escuela nos convocan a ello.

 

 

Líneas de trabajo
 

Nuevos diagnósticos: falsos nombres

Del yo al síntoma, el inicio del análisis

Identificación : atravesamiento y restos

Nominaciones

Usos de lo imaginario

La máquina de etiquetar: Ciencia, Universidad, Bipolítica

Comunidades de goce

El fin de la infancia

Cuestión de género, género en cuestión

Construcción del adolescente

El selfie imposible y la ex-sistencia del cuerpo

Ser hablante y multitud

Nuevas identidades y segregación



 

[1] Freud Sigmund, Psicología de las masas y análisis del yo Cap VII La identificación. Obras completas Tomo XVIII Pag 99. Editorial Amorrortu.

[2] Brousse M H . Les Identités, une politique, l’identification, un processus et l’identité, un symptome.

[3] Laurent E. El reverso de la biopolítica . Pag 25. Grama Ediciones.

 

 


 

http://mujeres.jornadaselp.com/En las XV Jornadas de la ELP, titulada “Mujeres. Un interrogante para el psicoanálisis”, celebrada el 19 y 20 de Noviembre de 2016 en el Colegio de Médicos de Madrid, los psicoanalistas de Valencia han tenido una importante presencia con la presentación de interesantes ponencias en diversas mesas simultáneas y talleres.

La Junta Directiva de Valencia, ha querido recoger estas excelentes aportaciones, dándoles un lugar en nuestra web para ofrecerlas a la lectura de todo aquél que esté interesado.

 

 

 

 


 

HACIA LAS JORNADAS DE LA ELP 

CRISIS, ¿QUÉ DICEN LOS PSICOANALISTAS?

Sesiones preparatorias

jornadasdelaelp

http://crisis.jornadaselp.com/

La ELP-C Valenciana les anima a asistir y participar en las actividades que ha organizado para la preparación de las XIV Jornadas Nacionales de la ELP, que se celebrarán en Barcelona durante los días 12 y 13 de diciembre.

Krisis en su etimología griega, significa oportunidad.

J. A. Miller dijo en una entrevista que ”una crisis para el psicoanálisis es lo real desencadenado e imposible de dominar, equivalente en la civilización a los huracanes con que la naturaleza periódicamente viene a recordar a la especie humana su precariedad”.

La crisis para el psicoanálisis tiene una dimensión de ruptura, de discontinuidad, de agujero, de desorden y de oportunidad, es un faro de lo real.

Una época que cambia requiere renovar, en la discordia de los lenguajes, la función del intérprete. El psicoanálisis es amigo de la crisis en el sentido de que la conoce, la respeta y debe servirse de su potencial. Lo que la crisis dice es: manos a la obra ¡hay mucho que hacer! Saber leer la crisis es abrir la puerta a la interrogación, a su cuestionamiento.

Los psicoanalistas han tenido desde Freud la responsabilidad de sostener la oferta de una experiencia inédita como es emprender un análisis. Oferta actual y subversiva que se abre a lecturas originales, diferentes de lo que pasa en lo social y en lo personal. Pero los psicoanalistas no quieren estar solos en la tarea de lectura civilizadora, por lo que otros muchos están convocados en estas Jornadas, cada uno desde lo específico de su disciplina, de su campo y de su deseo.

 

23 de septiembre de 2015

Presentación de las actividades preparatorias de las próximas Jornadas de la ELP y del blog informativo, así como de “Meteoro, Tribuna Lacaniana”

Intervienen: Xavier Giner (Psicoanalista. Miembro de la ELP) y Adolfo Santamaría (Psicoanalista. Miembro de la ELP)

 

14 de octubre de 2015

Leer, escribir, ¿qué hay de nuevo?

Intervenciones:

Carmen Botello (escritora y co-editora de El Nadir)

De la oralidad al libro, del cuentista al escritor 

Rosa Durá (Psicoanalista y filóloga. Socia de la Sede ELP-C.V.)

De las blogonovelas, los mutantes y el proyecto nocilla a la (re)conquista de la realidad: rarezas y singularidades en la narrativa española actual 

 

11 de noviembre de 2015

“Adolescencias: crisis de la invención”

Intervenciones:

Las adolescentes, ¿qué sexualidad en tiempos de Internet? 

Gabriela Alfonso (Psicoanalista. Miembro de la ELP)

La crisis adolescente en la crisis 

Inmaculada Martín (Psicóloga de la Sección del Menor)

Cuando el hábito hace al monje 

Carolina Martini (Psicoanalista. Socia de la Sede ELP-C.V.)

Reseña del espacio por Concha Carretero: Adolescencias

 

27 de noviembre de 2015

“¿Los tiempos de crisis son tiempos de invención?”

Intervenciones:

Álvaro de los Ángeles (Subdirector de Actividades y Programas Culturales del IVAM)

Manuel Ramírez (Co-editor de Pre-textos)

Mesa Redonda

Josep Monter (Doctor en Filosofía)

Crisis – Inventiva 

Xavier Giner (Psicoanalista. Miembro de la ELP)

Saber leer para saber hacer 

Carmen Carceller (Psicoanalista. Miembro de la ELP)

Mesa Redonda – EASD 

Reseña del espacio por Rosa Durá: Crisis – Invención