ESPACIO CLÍNICO. CUANDO LA CONSTRUCCIÓN DEL CASO HACE CRISIS por Margarita Bolinches

Bajar-este-articulo-en-PDF

 

 

Bajo el tema “Cuando la construcción hace crisis”, cuatro han sido los ejes  orientadores: Elaboración de saber y resto. La inconsistencia del Otro. De la clínica objetiva a una clínica demostrativa. Mentira y resto. Y Enunciación e interpretación El  quinto eje con el que hoy concluimos trata de La poética del caso lacaniano en el que nuestro invitado Antoni Vicens, al que recibimos con alegría y agradecemos su disponibilidad, nos hablará de la construcción del caso y su relación con el pase. 

Entonces… entramos de lleno en lo que este Espacio Clínico sobre la construcción del caso planteó como trabajo y reflexión a dilucidar en relación al tiempo como real, de ahí la elección de ese adverbio temporal, “cuando “ referido a la construcción del caso y a su vertiente positiva “hace crisis”. 

Tomo una cita de E. Laurent en “La poética del caso” con el que  Patricia introdujo este espacio y que ha sido retomado en otros trabajos: “ El problema es que el malestar no se llega a articular de manera suficiente como crisis, no se enfrenta con el problema verdadero: el saber en psicoanálisis no se transmite como en las ciencias exactas y la tensión entre la clasificación y la singularidad no se puede eliminar”. 

Es esta relación entre el saber y la crisis que E. Laurent en su segunda conferencia con motivo de las primeras C.I J. Lacan organizadas por la FCPOL, invitaba a no ceder al temor del fin de la clínica frente al empuje causalista tecno-científico. Su causa- dirá- no es la nuestra. Más bien indicaba ceñirse a la lógica del caso y no tanto por el juicio del “clínico  experimentado”. No importa ver o no muchos pacientes- continuaba- sino poder orientar la construcción del caso en su armazón lógico: Es decir, la relación del acto y su fundamento lógico. Es necesario un clínico informado de sus fundamentos lógicos para animar el acto. 

Los trabajos presentados a lo largo de este curso han tenido todos una vertiente común de cernir las interrogaciones singulares que el tema les planteaba. Todos ellos han orientado sus trabajos por las cuestiones que cada uno de los temas les proponía la comisión organizadora.           

Por otra parte la función de los lectores en los textos que tenían a su cargo puso de relieve la transferencia con el texto que su lectura relanzaba con preguntas y comentarios. Es por ese interés que ha suscitado este Espacio Central que en mi intervención de hoy he querido recoger y extraer algunos de los aspectos más candentes que fueron expuestos. 

Los ejes que me han orientado en la lectura han sido principalmente el fundamento lógico de la transmisión- vía la construcción- de la experiencia de un análisis desde el no saber que causa su enunciación. Y esto tanto del lado analista como del analizante. Construcción, transmisión y enunciación como tiempo de bordear un real que ex –siste. Su mostración en y por el dispositivo del Pase produce una enseñanza que nos orienta. 

 

Primera reunión. ELABORACIÓN DE SABER Y RESTO.

Carceller abordó la relación verdad y saber en relación a la construcción en Freud y cómo en el caso Dora, lo no sabido se revela para él después de su publicación.

Orienta entonces “cómo el caso encuentra su asidero lógico justo allí donde se incluiría la parte azarosa de la experiencia”. Parte azarosa que implica que el lugar del no saber es central. El deseo del analista actúa en la cura con lo no analizado para separar los ideales del objeto. Es en la transmisión que se comprueba cuando el  saber agujerea el caso y no actúa como tapón. Sería entonces una demostración de lo imposible por la contingencia..

Y concluye: “ El caso en la época del parlêtre debe dar cuenta no ya del sujeto y de su articulación significante sino del producto de dicha articulación, elementos absolutos de su existencia contingente. Un caso construido y guiado por ese real más allá del desciframiento de un saber, que consiste en mostrar, esclarecer, la naturaleza de defensa del inconsciente”.

Las preguntas y comentarios de su lectora R.Durá se orientaron por la posible distinción entre construcción y transmisión  en los testimonios de AE y los casos presentados en el marco del Instituto del CF.

Rubio planteó la diferencia entre una clínica objetiva y una clínica de la demostración que toma en cuenta lo que no puede decirse. Así en el relato del caso el analista da cuenta de los efectos de su acto, se reencuentra con algo de lo que es el agente sin tener él mismo las claves. Tomará la vertiente del malestar como crisis de transmisión para lograr inscribir el saber psicoanalítico en el lazo social sin deslizarnos en la suposición de la ciencia que ubica el saber en lo real. Para ello tomará las palabras de E. Laurent: en su texto “ La poética del caso”: “ Tenemos que inventar nuevas formas…con el fin de modificar profundamente las evidencias que hacen pantalla para no dar un paso más en lo que es la crisis del relato de casos y su verdadera solución”, que sería la poética del caso lacaniano.

Su lectora  C. Martini apunta a una hipótesis: “La crisis sería cuando lo imposible como real del caso, funciona como impedimento para la transmisión del saber analítico”. Plantea entonces el punto de articulación entre lectura  del inconsciente y escritura de un goce. 

 

Segunda reunión. LA INCONSISTENCIA DEL OTRO.

Pinkasz expuso con un ejemplo de su práctica, la importancia del control que permitió diluir un efecto de exceso por parte de ella en tanto analista, que impedía orientar el caso e inhibía el acto analítico. Cuando se lleva un caso a control, ya implica un ejercicio de construcción. Se trata de la enunciación de un relato y esa enunciación deja entrever los puntos oscuros que interrogan la dirección de la cura. La escritura del caso enseña a extraer el rasgo fundamental, la marca de goce que nos permita centrar allí la construcción del caso.

Concha Juan en tanto lectora abordo el texto desde el nudo del síntoma como acontecimiento de cuerpo. En sus preguntas apuntaba a lo que, en la construcción del caso, se pondría en juego en relación a la escritura.

Santamaría planteó en su trabajo, que la construcción es una escritura en crisis, que sin crisis no cabría construcción, por lo que se trata de partir que la crisis es intrínseca a la propia construcción. Hará un recorrido muy preciso del texto de Freud “Construcciones en análisis”. Desde ahí junto con el texto “Marginalia” de J.A. Miller aborda la construcción y su relación con el saber, la inconsistencia y el mi-dire. Así el modo indirecto al que Freud se refiere como forma de confirmación de la construcción propuesta por el analista es lo que Lacan retomará en el Seminario XVII como medio decir. Ahí donde no se puede decir la verdad, únicamente se la puede medio-decir. Siempre quedará un resto que Lacan escribe como Otro barrado.

Porro como lector incidió en cómo el analista lee lo dicho por el analizante y los efectos de movilización del goce.

 

Tercera reunión .DE LA CLÍNICA OBJETIVA A  UNA C. DEMOSTRATIVA. MENTIRA Y RESTO.

Roca abordó la voluntad de exhaustividad y su finalidad como el intento de demostración de una teoría completa a partir de un caso con el afán de dotar de cientificidad al psicoanálisis, a partir de diario de sesiones. Tradición de la psiquiatría hasta que a la enfermedad se le hurtó el sujeto enfermo, es decir, hasta la revolución neo-kraepeliana con la que se inició el DSM. Si la epistemología presupone la captura de un objeto de la realidad a través de los conceptos, cabe pensar que a esta presunción Lacan opuso la topología en la que los objetos son manipulables, cambian de aspecto sin por ello perder la relación entre sus elementos. Por ello esta topología será para J.A. Miller equivalente a lo real. De ahí como señala S. Cottet, “lo real clínico no está dado en estado puro con los conceptos que representan.

Los comentarios y preguntas de R. Bardisa y S. García, giraron respectivamente alrededor de la posición del analista y los elementos que selecciona en la construcción del caso para su transmisión en la que esta él mismo concernido.

 

Cuarta reunión. ENUNCIACIÓN E INTERPRETACIÓN.

Tabernero expuso en su trabajo el doble efecto de la interpretación, efecto de sentido y efecto de agujero. La interpretación se sostendría del lado del agujero en tanto que es a través del lenguaje desde donde operamos. Pero se necesita un forzamiento por el que el psicoanalista pueda venir para hacer sonar otra cosa que el sentido, como nos indica Lacan. Es desde ese forzamiento que se puede tocar algo de lo real del síntoma. Si Lacan apuntaba a que sólo la poesía permite la interpretación es precisamente porque, más acá del sentido, apunta a un efecto de agujero. Se trata pues, de que un caso pueda transmitir- como dice E. Laurent- la gravitación de la lógica significante en el campo del goce.

Las preguntas y comentarios de I. Soro como lectora, trataron la función del deseo del analista y los efectos en el campo del goce.

Alfonso abordó el tema de la enunciación y el discurso analítico en la construcción del caso. Con la acotación “la centralidad del no-saber” orientó su exposición en los finales de análisis y en el dispositivo del pase. Comenzó destacando la tensión entre la transmisión de un recorrido analítico y la sorpresa, lo nuevo, más allá de todo saber. Para este hallazgo será necesario que el saber quede suspendido. Es entonces, el cuerpo el que actúa como caja de resonancia. Se trata pues, de distinguir un saber construido que funciona como plus, de “una ganancia de saber” que procede de lo que no hay.

Al parlêtre le corresponde un pase nuevo, se trata de ir más allá de la demostración. De ahí el término de “relieve” para incidir en lo que se muestra de un funcionamiento que deja su marca. Una enunciación que se separa de la historia y toca algo de lo real. Hay algo de lo que se muestra, diferente a la articulación significante. Sólo se puede mostrar porque es imposible de decir.

Los pasadores pueden así hacerse portadores del surgimiento del deseo del analista en el pasante. Deben poder acoger el relato y el impacto y transmitirlo al cartel.

Por último, las preguntas y comentarios de Raquel García giraron en torno a la construcción del pasante cuando vela la enunciación y en relación al pasador su doble posición de receptor y emisor, pasaje que puede impedir la transmisión.

 

Margarita Bolinches


------------------------------------------------


------------------------------------------------