LAZO Y PRODUCCIÓN por Graciela Reolon

Bajar-este-articulo-en-PDF

 

Mayo 2016

En tanto el espacio del cartel diré que:

En el acto de Fundación de la Escuela francesa de Psicoanálisis en 1964 J. Lacan establece un dispositivo de “trabajo” en la Escuela, habla también de “tarea”, “sostenida en un pequeño grupo…de tres personas como mínimo, de cinco como máximo, cuatro es la justa medida

Por lo tanto es el Cartel el modo de trabajar en la Escuela, a partir de un tema en común, el título del cartel, cada uno hace un recorte, trabajará su rasgo, donde uno de los integrantes del grupo, uno de los cartelizantes,  será elegido Más uno, se encargará de “la  discusión y del destino que se reservará al trabajo de cada uno”, más otras funciones como dinamizar los encuentros, favorecer la elaboración, hacer frente a las crisis, inscribir el cartel en la Escuela y comunicar la disolución cuando esta suceda.

El producto del cartel es singular, no es grupal, cada uno a partir de su pregunta, su lectura, llegará a elaborar un trabajo escrito, que será publicado donde se crea conveniente. El tiempo máximo de trabajo del cartel es de 2 años, luego se disuelve.

 El título 

Cartel lazo y producción”, a mi entender este espacio propicia el lazo, el lazo entre los cartelizantes y el lazo con la Escuela, lo hace posible porque es el modo de trabajo, reuniones periódicas, una vez al mes, en torno a un tema, cada uno trabajando su rasgo, sus preguntas a través de textos de referencia, donde la lectura de cada uno se enriquece con la lectura del otro, permanentemente surgen preguntas, muchas veces sin respuestas que propician seguir investigando, se pueden trabajar los impasses de cada uno, los detenimientos. En cada encuentro se cuenta con el texto escrito de un cartelizante que se ha comprometido a ello, es un compromiso que hace avanzar a quien presenta el trabajo y al resto de los cartelizantes.

En el cartel se pone el cuerpo, es un encuentro de una pequeña comunidad, que se cita periódicamente y hace lazo sobre sí misma y con la Escuela, lugar de trabajo y depositaria de los productos que de esta experiencia surjan. 

Producto 

Cartel feminidad “Sexualidad femenina y las TRA (Técnicas de reproducción asistida)”

Introducción

Surge la posibilidad de formar parte de un cartel cuyo título giraría  “Alrededor de la feminidad/mujer”, un tema por cierto que ha despertado, despierta y despertará mucho interés, donde se logran algunas aproximaciones y quedan muchas preguntas sin responder, de esta experiencia puedo decir que, me acerqué al aljibe, me apoye en el brocal, miré hacia la oscuridad infinita, tiré el cubo, se fracturó la negra superficie, surgió un leve reflejo y extraje de la experiencia del cartel, de las lecturas propias y de los otros cartelizantes, de las preguntas que se hacían en cada encuentro, un impulso a seguir leyendo, interrogándome y debo decir también algo de insatisfacción, quizás porque el tema del cual partí tenía que ver con una pregunta demasiado específica, una pregunta que surgió  en mí a partir del trabajo con varias mujeres en la clínica, que vienen derivadas por múltiples fracasos en las TRA, no acuden desbordadas por la angustia provocada por el tratamiento en el cuerpo, las sucesivas perdidas de posibles embarazos o el daño innegable que puede producir en la relación de la pareja, vienen obedientes a hacer algo más, a ver si “esto”, las ayuda a quedarse embarazadas, son mujeres sometidas, cuerpos sometidos a la ciencia y a la tecnología, mujeres sanas biológica y funcionalmente hablando y sus partenaires también, aun así, no hay embarazo.

Lo que tienen en común estas mujeres: que no hablan de un deseo propio de ser madres, son mujeres que hablan del rechazo a la vida que llevan las mujeres que sí lo son en su entorno, no hay envidia, celos, rivalidad, por el objeto precioso, tener un hijo, el deseo de un hijo es de sus parejas, ellos hace años vienen demandando un hijo. Los motivos que ellas manifiestan para la postergación de la maternidad tienen que ver con una vida socio-laboral activa, todas profesionales. Exteriorizan además tener una vida de pareja estable y armónica

En algunos casos, después del fracaso del intento, me sorprendió encontrarme con comentarios como si en el fracaso hubiese un alivio.

Hay algo del orden de la negación en tanto el dolor narcisista, por la infertilidad, por la pérdida, no hay tiempo entre intento e intento, no se evalúa ni quieren escuchar cuestionamientos sobre las consecuencias en su cuerpo. 

La pregunta.

Lo que me interroga es que pasaron por la consulta y nada se movió, no surgen otras cuestiones, no hay ningún movimiento subjetivo, pasaron por la consulta, solo eso, eran como un monolito y se fueron tal cual, tengo la sensación que no hubo ni una simple muesca, estas mujeres están como en un circuito cerrado, un discurso hermético, más del lado del pensamiento positivo de que: “si tú eres positivo y lo crees lo lograrás”

Me pregunto si a pesar de la libertad que dio a las mujeres los métodos anticonceptivos, esta vuelta de tuerca, este avance médico científico, no empuja, obliga, en cierto modo a dar respuesta tanto a las mujeres como a sus parejas, respecto a la decisión de ser padres o no.

Cómo solventar la posición frente al otro de no tener hijos, estas parejas dado que ninguna de ellas se plantea adoptar, no hace muchos años atrás, serían una pareja sin hijos, “porque no vinieron”, “porque Dios lo quiso”, por lo que sea, ahora no hay Dios que valga, para eso está la ciencia médica, ahora “todas madres”, solteras, casadas, viudas y divorciadas, ni siquiera hay que pasar por el “incordio” de un otro, un encuentro, al menos uno, se puede ir a un banco de: esperma, óvulos, embriones. 

A qué responde entonces la imposibilidad de lograr un embarazo. 

– ¿Por qué no tiene que ver con un deseo propio?

– ¿Cómo un modo de situarse en la resolución femenina?

– ¿Cómo una respuesta histérica al amo?

Las coordenadas que pude abordar: 

  • El impacto del discurso de la ciencia y la tecnología aplicada a los cuerpos 

Para poder abordar este asunto creí necesario trabajar textos si se quiere más específicos, es decir, textos que hablan de las TRA, de psicoanalistas que trabajan en servicios hospitalarios o clínicas y que tienen la oportunidad de interrogar en las entrevistas, el deseo de cada mujer una a una, el deseo de la pareja, la subjetividad, lo imaginario en juego y el impacto de los actos médicos en estas mujeres y también en la pareja, extraigo de estas lecturas que las TRA introducen modificaciones en la configuración y  en las funciones parentales, no solo programado por los métodos anticonceptivos, sino que se puede prescindir de las relaciones sexuales, de la pareja, de la diferencia de sexos o de la presencia de uno de los progenitores, surgen a partir de estas prácticas médicas, relaciones de parentesco distintas: madre/padre biológico, madre/padre genético, madre/padre social, madre portadora, embriones congelados suspendidos en el tiempo hasta nuevo aviso, hermanos con diferencias de años pero que fueron concebidos a la vez, uno quedó a la espera, destrucción de embriones, uso científico o dados en adopción según la legislación de cada país.

Se puede extraer además que las TRA realizan una oferta de la demanda de hijo, es decir una demanda inducida, se pone al sujeto al límite de tolerar las intervenciones en el cuerpo, más aún, cuando la esterilidad es inexplicable como los casos que vi en mi consulta, afectando a cada miembro de la pareja y a la relación cuando además entra la oferta de donantes, todo son posibilidades, se borra lo subjetivo, hay una clara dificultad para historizar el deseo de hijo porque queda del lado de la demanda, que en estos casos están alienados al discurso médico, la ciencia lo resolverá, el problema es a nivel corporal y es un problema orgánico aunque esto fuera descartado, no pueden hablar de los motivos latentes que pueden generar el síntoma, el médico es el que sabe, se da valor supremo a la petición de embarazo y por ello la respuesta es la aplicación de la técnica sobre el cuerpo. En primer lugar la demanda puede estar inducida por lo social, por el discurso médico, por petición de los maridos la pregunta es, luego de satisfecha la demanda a qué lugar vendría ese hijo, estas mujeres ninguna habla de deseo, no hay relato sobre ese hijo a venir, no se imaginan nada sobre ellos, nada tiene que ver la fantasía de embarazo con ser madre, hacerse cargo y sostenerlo en su deseo. 

Cuando los métodos de TRA fracasan en mujeres y parejas sanas física y funcionalmente deberíamos preguntarnos y poder trabajar sobre el deseo de las mujeres en tanto ser madres. Cabría la pregunta de para qué seguir adelante, con qué objeto se someten y someten el cuerpo a tremendas intervenciones, quizás no desean tener un hijo sino complacer a su marido, complacer a sus propios padres, porque es lo que toca, porque da estatus social, porque existe la oferta médica. 

Dónde queda en todo esto lo que nos plantea Miller en “El niño, entre la mujer y la madre”, “humanizar el deseo, el deseo no puede ser anónimo, ni universal, ni puro, no puede ser el deseo del “se desea”. 

  • EL deseo de ser madre 

Luego de estas lecturas cabe la pregunta sobre el deseo de ser madres, para ello creo esclarecedor lo que nos dice en “Metabolismo del goce” J.A. Miller donde nos plantea la pregunta de, “si para ser mujer hay que rechazar ser madre, nos habla de que la experiencia analítica evidencia” casos de un rechazo Inc. de la maternidad, “la mujer quiere ser madre, lo enuncia lo proclama, pero experimenta que le es imposible llegar a serlo por razones que no dependen de la fisiología”. Nos habla de “una contradicción del deseo,…hay un rechazo inconsciente de la maternidad”, Miller plantea  que ya Freud decía que “no hay una conexión entre feminidad y maternidad y que en la maternidad se pone en juego una elección de objeto masculina”, aunque paradójicamente se puede decir que existe una identificación viril en el rechazo Inc. de la maternidad. 

Según Miller tendría que ver con algo del orden de lo imaginario, el embarazo como un atentado a la imagen del cuerpo, daño que encarna la castración real, incluso nos habla del asco de estas mujeres hacia la imagen de mujeres embarazadas, esto tendría que ver con la hostilidad hacia la madre, un modo de rechazar ser como su propia madre, posición relacionada con el estrago materno. 

  • Las mujeres y el amor 

Para trabajar las coordenada 3 y 4 me he basado en la lectura de un interesante artículo,  Las mujeres y el amor, entre semblante y sinthome- Silvia Elena Tendlarz. 

“Al hacerse amar la mujer recibe el faloa través de la metáfora de amor de su amante”.

Lacan plantea 3 soluciones frente al penisneid, una de ellas sería: la solución frente a la falta a través de su relación con el partenaire que funciona de dos maneras:

  1. a) investimento fálico del amor “ser tenida”                                                                            b) a través del órgano del hombre a través del pene recibe el falo porque cobra el valor de fetiche”. 

 “La negativización del falo a través del complejo de castración”, punto común a lo masculino, “nudo necesario”, en lo femenino también está la relación al deseo del Otro. “En su esfuerzo  por condescender al fantasma del hombre para provocar su deseo revela el lugar que ocupa para él”, se transforma toda ella en objeto a causa del deseo.

Ahora bien, cómo pensar esto en relación a estas mujeres, cómo responden a la demanda de algo más que puede venir desde lo masculino, en este caso, el deseo de un hijo, el hijo para estas mujeres aparentemente no es la solución al penisneid como plantea Freud y  Lacan.

“En el Seminario 23, Lacan afirma que para todo hombre una mujer es un sinthome”, y para una mujer ¿qué es un hombre? “puede ser una aflicción peor que un sinthome, incluso un estrago”.

Podríamos decir que estas mujeres por condescender al fantasma del hombre a modo de hacerse objeto de deseo, se pliegan a la maternidad para satisfacer ese deseo de un hijo de su partenaire y responden a la demanda de amor en tanto la vertiente del Otro que son para el hombre y para ellas mismas.

  • El goce

Las parejas se forman “a nivel del goce, no de significante”, por lo tanto “siempre es sintomático”. “Cada sujeto apunta al Otro para obtener su plus de goce”. Del lado femenino tiene una “relación con la falta en el Otro”. Para el hombre una mujer siempre es un a, la mujer tiene relación con el Otro barrado se vincula a un no límite, el hombre puede pasar a ser un “partenaire estrago”.

“El amor en las mujeres tiene que ver esencialmente con una demanda de amor,… ella es no toda,… esta demanda posee un carácter absoluto y potencialmente infinito”, el amor esta enlazado al goce por lo tanto el retorno de esa demanda en tanto Otro barrado puede ser desbastador.

“El estrago, es la cara del amor del lado femenino… es el retorno de la demanda de amor con índice infinito”. ¿En estos casos sostener en el cuerpo estos experimentos tienen que ver con el estrago, tiene que ver con el retorno de la demanda de amor?

  • Respuesta histérica

En Actualización de la histeria, Hebe Tizio nos plantea que en la última enseñanza, Lacan privilegia el funcionamiento de la estructura por la vía del síntoma, es decir, el instrumento por el cual cada uno hace con su goce.

“La histeria que estuvo en los orígenes del psicoanálisis con el síntoma como acontecimiento de cuerpo…”, la autora nos dice que el tratamiento del goce es a través de la medicalización. “Intento de extirpar el síntoma en silencio que la histérica aguanta ofreciéndose en sacrificio al amo para denunciar su castración al precio de estragar su cuerpo”.

Freud nos habla de la “transacción” somática en el síntoma histérico, Lacan retoma esta cuestión por la vertiente del rechazo, el rechazo del cuerpo del Otro deja a la histérica en el síntoma auto erótico, Miller nos plantea según la autora que el cuerpo histérico da testimonios del desajuste entre la palabra y el cuerpo, el rechazo al S1, el rechazo del cuerpo del otro como partenaire y un tercer rechazo del propio cuerpo, “inclusive el hijo”.

 

A modo de conclusión

Tras las lecturas, las aportaciones de los demás cartelizantes, la relectura, subrayados y escritura, lo que pude extraer son muchas preguntas, algunas posibles respuestas, trazar algunas coordenadas, que remiten al trabajo, una por una si se da la posibilidad, habrá que volver a la fuente. 

 

Bibliografía:

Bayo-Borrás R., Cánovas i Sau G., Sentis Hortet M., “Aspectos emocionales de las técnicas de reproducción asistida

Brousse M. E., “Nuevas formas de lo femenino hoy”,  Conferencia, 4 de mayo 2009, Málaga

Lacan j., “Otros escritos”, “Acto de fundación”

Martín Ramos M., “Clínica de la posición femenina”

Miller J.A., “El niño, entre la mujer y la madre”

Miller J.A., “Donc. La lógica de la cura”. Capitulo XIV: “Metabolismo del goce”

Naveau P., “La mujer y el semblante”, Colofón 30, “Feminidades”

Seynhaeve B., “Hacerse mujer. Mujer, hija, madre”, Colofón 30, “Feminidades”

Stevens A. L., “No se nace mujer, se deviene”, Colofón 30, “Feminidades”

Tendlarz S. E., “El psicoanálisis frente a la reproducción asistida

Tendlarz S. E., “Las mujeres y el amor, entre semblante y sinthome”

Tizio H., “Actualización de la histeria”, Cuadernos de Psicoanálisis Nº 33

 

 

 


------------------------------------------------


------------------------------------------------