NOCHE DEL CARTEL EN ALICANTE | EL CARTEL EN SU RELACIÓN AL NO TODO | Autora: Raquel García Ferrer

Marzo 2019

Voy a profundizar esta noche en el concepto docta ignoranciautilizado por Lacan orientándome para ello en el no todo saber que conviene al dispositivo del cartel.

¿Qué es el no todo saber? ¿Por qué interesa la denominación saber no todo al dispositivo del cartel? Podemos pensar estas preguntas desde el lado de los discursos poniendo en el lado del “saber todo”, del saber establecido, al Discurso Universitario:

S2/S1→a/̷S

Este es un saber cerrado, constituido, que uno (un profesor) imparte y que otros (los alumnos) reciben cuya peculiaridad es que no es un saber cuestionado. En  lado del “saber no todo” ponemos al Discurso Analítico:

a/S2→ ̷S/S1

En este discurso el saber bascula, circula entre los sujetos. El analista dispone de un saber que pone en suspenso para poder escuchar los dichos del sujeto  y el analizante tiene un saber sobre su síntoma y es necesario que su discurso se despliegue. En este lado del saber hay una cuestión para el sujeto.                    

Ya en el Seminario 1 de Lacan Los escritos técnicos de Freud (1953-54), texto que estamos trabajando actualmente en el Seminario de Introducción del SCF en Valencia, nos encontramos con que ladocta ignoranciaes la posición que conviene al analista en la cura. Lacan trata de hacer en este seminario una reescritura del psicoanálisis que en aquel tiempo se ocupaba del Yo, la Ego psychology se ocupaba en el análisis del eje imaginario, de la relación especular y el psicoanalista trataba de interpretar o traducir lo que contaba el paciente. Lacan da en ese momento un paso hacia adelante, sin dejar de lado los  conceptos de Freud (pulsión de muerte) y señalando lo importante de la función de la palabra. Se trata de escuchar los dichos del paciente,  lo que dicen y lo que no dicen,  no  se trata de traducir.

De esta misma época es el texto Variantes de la cura tipo del que voy a citar el final del último apartado que se titula LO QUE EL PSICOANALISTA DEBE SABER: IGNORAR LO QUE SABE (1). En este escrito Lacan plantea que hacen los Psicoanalistas de su tiempo y como cura el Psicoanálisis:             

Primero unas palabras de Freud  «Pero debo decir expresamente que esta técnica no ha sido obtenida sino como la única adecuada para mi personalidad: no me aventuraría a negar que una personalidad médica constituida de manera enteramente diferente pudiese verse arrastrada a preferir disposiciones diferentes respecto del enfermo y del problema por resolver”.  Y para terminar Lacan, Pues esta reserva dejará entonces de relegarse al rango de signo de su profunda modestia, sino que será reconocida como afirmación de la verdad de que el análisis no puede encontrar su medida sino en las vías de una docta ignorancia.

Vayamos al cartel, sabemos que el cartel es un dispositivo de investigación y avance del Psicoanálisis vinculado a la Escuela y yo añadiría que es vivificador tanto del propio Psicoanálisis como de la Escuela, en el dispositivo 4 se juntan más uno (4, 5, 6 … en las variantes que sea posible) y cada uno de ellos hace una elaboración de saber singular, cada uno hace su propia investigación que es deseable que se traduzca en una o varias producciones, también singulares, cada uno la suya, partiendo de una posición de docta ignoranciadonde importa el nombre. El saber debe pasar por la experiencia de cada uno- la subjetividad- y es desde el no saber cómo se produce un avance. Esto es lo interesante.

El concepto  docta ignorancia que interesa a Lacan lo utilizó Nicolás de Cusa allá por el 1400, fue un filósofo y teólogo alemán formado en muchas disciplinas (Filosofía, Teología, Derecho, Aritmética, Geometría) y considerado como un pensador avanzado a su tiempo en el momento en el que el mundo medieval daba síntomas de agotamiento en todos sus órdenes y una nueva visión del hombre y del universo comenzaba a surgir en el saber. La Docta ignoranciaes un texto dividido en tres partes y la que está dedicada precisamente al concepto que da título a esta obra propone que en cuanto a la capacidad del hombre de conocer, de tener conocimiento sobre las cosas, el mundo o Dios, propone que aquello que excede a toda proporción, esto es, lo infinito, no puede ser conocido; sólo puede conocerse aquello donde se da la alteridad. El entendimiento nunca puede comprender la verdad con tanta precisión que no pueda ser mayor (es decir, que no se llega al tope del saber, de la verdad). Concretamente dice “No alcanzamos lo máximo (…) de otra manera que incomprensiblemente” (2),es decir que sólo podemos alcanzar el máximo conocimiento por medio de la doctrina ignorante. Esta es una forma de decir el saber no todo, siempre hay un resto en el saldo de saber, hay un saber que no se sabe.

Otra manera de decir la docta ignoranciaes que la sabiduría no viene desde fuera infundida, sino que está dentro de uno mismo. El conocimiento surge de uno mismo. La mente se adecua y crece, aun sabiendo que nunca alcanzará lo absoluto, pero va avanzando.

Entonces,  se puede ver la importancia de la investigación que pasa por un sujeto y ese es el saber que interesa al cartel. Lacan 20 años más adelante (1971-1972), a la altura del Seminario 19, tiene otro escrito con el sugerente título de Hablo a las paredes (3). En este escrito hay una primera charla titulada SABER, IGNORANCIA, VERDAD Y GOCE donde señala la pasión por la ignorancia a la que considera ni una minusvalía ni un déficit “es otra cosa, está ligada al saber. Es una manera de establecer el saber, de hacer de él un saber establecido” (4). Y dice más, considera la docta ignorancia como“el saber más elevado” (5).

Para terminar una última referencia, en 1975 se celebraron unas Jornadas de Cárteles en la Escuela Freudiana de París, con la presencia de Lacan en la que se intentaba dilucidar que era el Mas uno. Estamos en el momento de la Lógica en la enseñanza de Lacan, de la referencia a las Matemáticas, de lo Real. De lo que se dijo y se trabajó en esas jornadas me interesa señalar lo siguiente en torno al tema que nos trae está noche aquí:

  • A la Escuela se debe entrar en grupo y a título de un cártel
  • El cartel está constituido entre 4 y 6 personas y ese pequeño número está relacionado con que en ese grupo cada uno lleva su nombre.

Y esto es lo que distingue el dispositivo del cartel de otros grupos donde lo que funcionan son las identificaciones al líder, donde hay uno que es el dispone el saber y donde el saber está constituido.

NOTAS

  1. Lacan J., Escritos I, Variantes de la cura tipo,Editorial Siglo Veintiuno, 2002, p. 348.
  2. [2003: 47 (De docta ign. I c.4 (h I n.11))]: “Maximum (…) non aliter quam incomprehensibiliter attingimus.”
  3. Lacan J., Hablo a las paredes, Editorial Paidós, 2012, p. 15.  
  4. Ibídem
  5. Ibídem.

Raquel García Ferrer                                                                                               27 de Marzo de 2019


------------------------------------------------


------------------------------------------------