PROEZA: 2ª sesión Preparando el XII Congreso AMP | Autora: Teresa Fdez.

Preparando el XII Congreso AMP – LOS SUEÑOS: SU INTERPRETACIÓN Y USO EN LA CURA LACANIANA

Animado  debate, a pesar de la “plantá” de Fallas, en torno a dos textos: “La proeza de los sueños” elaborado por José Rubio y “Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci” elaborado por Javier Porro.

José Rubio partió del sueño como sustantivo para establecer cierta distancia con su interpretación. Soñar como tal tiene una función subjetiva: una ganancia de placer. Retomó el trabajo realizado por Rosa Durá en la 1ª sesión “El sueño como brújula” para decir que todo se juega en los límites de la interpretación: por un lado el sueño es un cifrado que produce sentido, sentido sexual del lado  del Nombre del Padre que permite seguir dormido; y por otro lado, en tanto se introduce la pulsión en el lenguaje, el sueño es productor de goce, es un recorrido pulsional que alcanza la satisfacción en el propio recorrido.

Es lo que José Rubio considera una proeza porque produce un goce sentido ahí donde  hay agujero. Es una ganancia y al mismo tiempo un impedimento para acceder a lo real.

Extrae del artículo de Estela Solano “Los límites de la interpretación” que el sueño es un cifrado para satisfacer fines de goce y  por tanto, los límites no están tanto en el descifrado sino que hay que remitirlos al cifrado mismo. El cifrado que realiza el inconsciente, el sueño mismo, es un cifrado que fracasa respecto de lo real, que no alcanza a escribir aquello que está en juego: la relación sexual. Aquello que irrumpe, aquello que es discordante, no está cifrado, no accede a la escritura y, sorprendentemente, es la producción de este sentido sexual lo que hace límite. Es “el sentido del sinsentido”. Sentido donde eso fracasa y que emerge en el momento en que se cesa de soñar para que el dormir quede al abrigo del goce.

El texto de José Rubio se orientó a llevar el sueño más allá de los límites de la interpretación, al igual que se realiza de los síntomas hacia el sinthome; es decir, avanzar hacia los sueños al revés, los que nos despiertan, los que nos llevan hacia un encuentro con lo indecible.

En esta perspectiva tomó la conferencia de clausura del VI Congreso impartida por E. Laurent, titulada “El orden simbólico no es lo que era, consecuencias para la cura”, donde habla de los sueños por fuera del sentido: “…el sueño introduce un mundo donde podría aproximarse  a lo que sería el enredo de los cuerpos. En el sueño toma forma aquello que es un modo de articulación entre <el goce es invisible>  y el mundo de la representación. Designa un pasaje de lo invisible a lo que es enforma, que designa lo que no es justamente la forma del cuerpo” (enforma lo lee como horma), y que respecto a la satisfacción que realiza el sueño , refiere el esquema de la pulsión para hacer valer su trayecto por donde el borde se alcanza a sí mismo.

Es la proeza: el pasaje de lo invisible del goce a la enforma.

Fue objeto de debate lo singular en el sueño, la satisfacción pulsional en el sueño. “El trayecto rodea la enforma que la actividad  del sueño realiza y hace posible que el sujeto se alcance a sí mismo y encuentre su goce”

Javier Porro presentó de forma poética y exhaustiva su trabajo sobre “Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci” en 7 apartados: 1.- El sueño-recuerdo como real no interpretable; 2.-De los cuadernos como registro notarial de sus pasiones; 3.-Sublimación y ansia de saber; 4.-Recuerdo infantil, fantasma y elección de objeto narcisista; 5.-Rasgo o condición de goce el la sonrisa enigmática de Monna Lisa (ojos y sonrisa); 6.-La singular rareza de Leonardo más allá de la neurosis; y 7.- Conclusión: del recuerdo de infancia a la sonrisa enigmática.

El extenso recorrido por Freud, Walter Isaacson (autor de una biografía de Leonardo) y Lacan en el cap. XXIV “De Juan el fetiche al Leonardo en el espejo” del Seminario 4: La relación de objeto  , le han hecho plantearse a Javier que esta “inagotable actividad creativa, es el modo de defensa en Leonardo, su respuesta sintomática o de sinthome respecto a la intrusión sexual que supone el recuerdo de infancia”. Su texto manifiesta el interés por resaltar “la articulación del sinthome en  lo que tiende al goce, de la intrusión traumática con lo que se puede nombrar como sublimación lograda, escabel creativo o reconocimiento social”.

Dado lo avanzado de la hora y la diversidad de intervenciones,  el debate sobre “más” Leonardo-sinthome se retomará en otra sesión.

Teresa Fdez.

Marzo 2019


------------------------------------------------


------------------------------------------------